Las reinas de Abeja Negra Canaria fecundadas por el Cabildo con zánganos seleccionados, llamadas a mantener la pureza de la especie

04 jul 2018

El Cabildo entregó ayer a cuatro apicultores sendas reinas de Abeja Negra Canaria fecundada con zánganos genéticamente seleccionados para que analicen el rendimiento que tiene la colmena que crecerá bajo su reinado en el marco del Programa de Mejora de la Abeja Negra en Gran Canaria creado para mantener la pureza de esta especie autóctona. A diferencia de los 40 días que sobrevive una abeja obrera, las reinas pueden hacerlo hasta cinco años, por lo que su descendencia será prolífera.

Dos de estas colmenas con estas abejas reinas, que tienen una fuerte carga genética pura, se instalarán en Valsequillo, una en Telde y el otra en La Aldea, en los apiarios o colmenares de los apicultores que forman parte del denominado Núcleo de Selección de Gran Canaria, escogidos tras realizar un muestreo genético de sus colmenas y la disponibilidad para poder realizar el seguimiento, explicó el consejero de Soberanía Alimentaria, Miguel Hidalgo.

Fueron los integrantes de este Núcleo los que entregaron previamente las reinas vírgenes en larvas al comité científico del Programa para que fueran fecundadas en su primer vuelo por los zánganos instalados en un parque de fecundación natural en terrenos próximos a la Reserva Natural de Inagua, un lugar aislado escogido por su idoneidad al garantizar que no existen otras colmenas y evitar así el cruce de razas.

En este espacio, el Cabildo cuenta con colmenas denominadas babys donde estuvieron las reinas sin fecundar junto a un pequeño grupo de abejas nodrizas, además de colmenas zanganeras con machos de genética contrastada para que las fecundaran.

Tras conseguir esa fecundación, las reinas serán implantadas ahora en una colmena para que los apicultores, con la ayuda del comité científico, realicen a su descendencia un control de la producción de miel, su mansedumbre, es decir su docilidad, y la tolerancia a enfermedades.

Una raza sin nada que envidiar

La Abeja Negra Canaria tiene numerosas cualidades, especialmente destaca su docilidad, su adaptación a la variedad de la flora de las Islas y un fuerte carácter limpiador de la colmena que la hace menos vulnerable a enfermedades, además sin nada que envidiar a razas foráneas en producción de miel.

Por ese motivo, la introducción de otras razas en la Isla tiene graves consecuencias para esta especie autóctona ya que los zánganos pueden recorrer hasta diez kilómetros para fecundar una reina y ésta, de media, puede ser fecundada por hasta 15 zánganos, por lo que el intercambio genético es casi inmediato. Este hecho provoca el aumento de la agresividad a partir de la segunda generación de híbrido, lo que hace difícil el manejo de la colmena.

Para mantener la pureza de la raza autóctona, el Cabildo creó en 2016 el Programa de Mejora en colaboración con la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria y el Gobierno regional, y que a partir de ahora entra en la fase de análisis de los resultados en colmenas con una descendencia genéticamente más pura.

Compartir en Facebook Compartir en Twitter

Imágenes