Conoce Gran Canaria

Firgas

Escudo Ayuntamiento de Firgas
Municipio de Firgas en Gran Canaria

Situación: Situada en las medianías del norte.

Superficie: 15,77 kilómetros cuadrados

Altitud: 465 m

Habitantes: 7.648 habitantes (Fuente: INE, Revisión de Padrón Municipal de Habitantes, 2012)

Distancia a la capital: 28 Km.

Web del ayuntamiento: http://www.firgas.es

Situada en las medianías del norte, en Firgas se encuentran los manantiales de agua mineral más populares de las Islas Canarias que dieron fama merecida a este municipio, siendo el agua su recurso más importante. De esta actividad queda la planta embotelladora de agua gasificada cuyo líquido es una de las aguas de mesa más utilizada por los grancanarios. Aparte del agua, Firgas basa su economía en la agricultura (plantas forrajeras, cítricos, árboles frutales, cereales, papas) y la ganadería.

La deforestación de esta comarca durante siglos permitió la aparición de actividades artesanales relacionadas con la madera, bien para la elaboración de instrumentos de labranza, bien para la fabricación de mobiliario típico, balcones, instrumentos musicales y otros. Otras labores artesanales que se mantiene en la zona son la elaboración de alpargatas de esparto, bordados, calados, traperas y trajes típicos.

En la Villa, encontramos la Iglesia de la Concepción, edificio de 1875 que sustituyó la anterior construcción destruida por un incendio. A pocos metros está el Huerto de las Flores, en el que se han reunido 105 variedades de flora de todo el mundo.

Poblaciones

Cambalud, Casablanca, Buenlugar, Rosales, Padila, La Cadera, La Cruz, Lomo Quintanilla, San Antonio, Zumacal, Barranco Las Madres.

Mapa del Municipio


Ver mapa más grande

La fiesta más antigua de nuestro municipio es la que celebramos a nuestro Santo Patrón San Roque, que data desde principios del s. XVI. y que tiene lugar el 16 de agosto. Durante la misma, se organizan diferentes actos culturales, populares, tradicionales y religiosos.

Destacar la ‘Traída del Palo', donde los vecinos cargan un palo desde la zona baja de la montaña de Firgas hasta el casco del pueblo, recorriendo diversas calles y acompañados de la banda musical y una vez se llega a la plaza de Firgas, todos los asistentes levantan el palo, que será el encargado de izar la bandera del municipio y ser el referente de todas las Fiestas, la Tradicional Romería ofrenda a nuestro Sr. San Roque (15 agosto), donde un gran  número de carretas adornadas con frutos y flores de la zona, tiradas por yuntas de bueyes y acompañadas por una multitud de romeros ataviados con vestimenta típica y grupos folklóricos se dirigen  a la Plaza de San Roque a hacer la ofrenda al Santo y la Feria de Ganado (16 agosto), a la que acuden las mejores cabezas de ganado de toda la isla.
También se celebran en la Villa de Firgas la fiesta de San Luís Gonzaga, Patrón de los jóvenes, el primer domingo de junio.
 

Lugares de interés histórico cultural de Firgas

  • La Guancha: Situado en el barrio de Casablanca, el yacimiento arqueológico de la Guancha representa uno de los principales espacios de interés histórico - cultural del municipio de Firgas, siendo una buena muestra de los modos de vida y  las estructuras habitacionales más extendida entre los aborígenes de Gran Canaria.
     
  • Iglesia parroquial de San Roque: Construida sobre las ruinas de lo que había sido una ermita del siglo XVI con la misma advocación y adyacente a un convento dominico ya desaparecido, esta parroquia quedó consagrada a mediados del siglo pasado al santo al que debe su nombre, protector contra la peste y otras enfermedades infecciosas. La iglesia se divide en tres naves, y se ilumina gracias a nueve ventanas que se distribuyen por toda la construcción de forma irregular: cinco están en la nave Sur y tres en la nave Norte, próximas a la cabecera, todas con arco apuntado. A la iglesia podemos acceder mediante dos puertas, una que se encuentra en un lateral y la otra localizada en la fachada, que destaca por su belleza. La techumbre se caracteriza por ser a dos aguas y la teja curva. En el interior del templo nos podemos encontrar con varias imágenes, como las de San Cayetano, San Francisco, San Juan de Ortega y con un importante Lienzo de ánimas, donde destacan las imágenes de Santo Domingo de Guzmán y  de la Virgen del Rosario.
     
  • Imágenes de San Roque y de San Juan de Ortega: La imagen de San Roque, que se encontraba en la Iglesia Parroquial de Firgas, es una imagen de bastante antigüedad que se conserva hoy en el Museo de Arte Sacro de la Catedral de Las Palmas de Gran Canaria. Fue sustituida en 1905 por otra imagen  más moderna que se encuentra situada en la capilla mayor junto a un San José y cuenta con un trono que ha sido tallado por destacados artesanos de la Isla. Igualmente destacada es la imagen de San Juan de Ortega, talla del siglo XV con características similares a la anterior y que también ha sido sustituida por otra.
    Si bien no tenemos datos de la devoción a esta imagen hasta el siglo XVIII, documentos de 1778 nos dicen que la localidad tenía desde tiempo antiguo la obligación de rendir culto a esta imagen cuyo santo se le considera patrono del convento de San Juan de Ortega.
    Otra imagen destacada es la de la Virgen de los Dolores, talla perteneciente a la escuela castellana que al igual que sucedió con San Roque y San Juan de Ortega, estuvo en el templo parroquial hasta que fue trasladada al Museo de Arte Sacro de la Catedral de Las Palmas.
     
  • San Cayetano:  Es una de las imágenes más interesantes, en la que muestra al santo portando a un Niño Jesús y que se encuentra localizada cerca de la entrada de la iglesia.
     
  • Virgen de la Candelaria: Talla asignada a Martínez Montañés, estuvo muchos años disfraza de San José.

Lugares de interés general de Firgas

  • Parque Natural de Doramas: Está caracterizado por la belleza de sus barrancos (como el de Azuaje) con una exuberante vegetación y por la abundancia de pequeños afluentes que surten de agua las tierras de la comarca. En este parque se incluyen terrenos de la que fuera gran selva del mismo nombre, es un área de potencial presencia del monteverde y del que se encuentra aún pequeños enclaves de gran valor científico, como el ya mencionado Barranco de Azuaje.
     
  • Barranco de Azuaje: Supone un espacio de interés natural, donde aún se conservan los restos de un balneario, que aprovechaba las aguas del naciente de aguas medicinales aquí existentes. En este barranco se enclava la Reserva Especial Natural de Azuaje, que comprende 61,1 hectáreas en los términos municipales de Firgas y Moya; con ella se trata de proteger los hábitats de laurisilva y fayal-brezal y rupícola, y la integridad de su fauna y flora asociada, así como el paisaje en general.
     
  • Finca Las Huertecillas: Situada en la zona de los Chorros, la fina es propiedad municipal. Actualmente se encuentra en fase de repoblación forestal de 2.000 metros cuadrados con especies de Laurisilva, lo cuál le dará a la zona un encanto natural extraordinario.

El municipio de Firgas, el más pequeño de la provincia, fue en un principio un pago de Arucas, que debido a la lejanía respecto a la parroquia matriz se administraba gracias a un alcalde real, y a partir de 1766 obtiene, como otras localidades con parroquia propia, con dos diputados y un síndico personero, que actúan con independencia de Arucas en asuntos como la solicitud de tierras realengas para la dotación de escuelas, construcción y mantenimiento de caminos o la perpetuación de la fiesta de San Roque etc.; esta situación persistió hasta mediados del siglo XIX, en 1835, fecha en la que Firgas se constituyó como municipio independiente. Una década más tarde, se creó la parroquia que tendría como advocación a un Santo que ya tenía tradición en el municipio, San Roque, patrono que se invocaba contra las epidemias y plagas tan frecuentes durante el Antiguo Régimen. Otro elemento que atestigua esa situación especial de Firgas respecto a Arucas y el sentimiento de sus habitantes de pertenecer a un núcleo diferenciado lo tenemos en los testimonios documentales y lo que nos revelan de la mentalidad de un grupo humano determinado. Así, se ve como siempre se habla de vecinos de Firgas, y no de Arucas en el pago de Firgas; estos vecinos compran y venden sus tierras o casas en se relacionan en doblamientos ubicados siempre dentro de la jurisdicción de Firgas; y además, muchos documentos recogen la mención del ayuntamiento de Firgas.

Desde 1484, estas tierras fueron colonizadas por Tomás Rodríguez de Palenzuela, que en 1506 funda la ermita de San Juan de Ortega, en torno a la que se irá poblando el lugar y en 1517 funda una capellanía sobre la misma con su hijo Gaspar Rodríguez de Palenzuela como patrono y que existe hasta 1613, fecha en la que sobre la ermita se construye el convento de San Juan de Ortega, que se convertirá en uno de los núcleos del futuro municipio. Otras personalidades destacadas en la creación de la localidad serán Martín de Andueza y la familia Tamagada, que se convirtieron en los propietarios de extensos territorios y del agua, que en este municipio se caracterizaba por ser abundante, lo que llevó a los nuevos pobladores de estas tierras a ponerlas en cultivo de forma inmediata.

No podemos olvidar que en el siglo XVI, la protagonista en el mundo agrícola canario fue la caña de azúcar, producto destinado a la exportación a mercados como los americanos, Italia o el norte de Europa. Firgas tenía el agua y la madera suficiente para el mantenimiento de los ingenios, ya que la localidad se enmarcaba en el interior del antiguo Monte de Doramas o Selva de Doramas, cuya profusa vegetación fue objeto de alabanza por los cronistas, historiadores y viajeros de la época. De esta manera, nos encontramos como en la primera mitad del siglo XVI, existen al menos tres ingenios, localizados dos en la propia Firgas y uno en Azuaje.

En 1541, don Alonso de la Barrera, funda y levanta la Ermita de Nuestra Señora de Guadalupe, en el Barranco de Aumastel, para mantener las necesidades espirituales de los trabajadores de las plantaciones e ingenios azucareros.

Después de los primeros colonizadores Firgas siguió recibiendo población que conseguía las tierras gracias a las datas realizadas por el Cabildo, que se prolongaron hasta finales del XVIII y principios del XIX y cuya solicitud, según los documentos, debía realizarse ante el ayuntamiento de Firgas; o también a causa de la usurpación, las cuales fueron frecuentes en el territorio que ocupaba la Selva de Doramas.

El año 1613, fue un año importante en la Historia de Firgas, ya que el 18 de noviembre, Juan Suárez de Palenzuela y Figueroa funda el Convento Dominico de San Juan de Ortega, los religiosos de este convento se encargarían de dos funciones: la asistencia religiosa y la enseñanza de las primeras letras. Además en este convento se albergará la imagen de San Roque, en torno a la cual se organiza una fiesta que en el siglo XVIII suscita un enfrentamiento con Arucas, parroquia a la que pertenecía Firgas, porque los vecinos de esta última localidad se niegan a participar en las fiestas en honor al santo patrón aruquense San Juan y no pagan la parte correspondiente de la contribución para el mantenimiento de estas fiestas. Estos comportamientos, más allá del conflicto o de la disputa económica, manifiestan la existencia entre los vecinos de Firgas de un sentimiento de pertenencia a una realidad socio-política distinta, canalizada en este caso a través de la socialización que propicia un evento religioso de estas características. San Roque, de alguna forma que se nos escapa, aglutinó los sentimientos de comunidad e identidad local de los vecinos de Firgas.

Como ya hemos mencionado, en 1835, Firgas consigue ser un municipio independiente de Arucas, tras haber sido anulado el primer ayuntamiento constitucional surgido de la promulgación de las Cortes de 1812 y sustituirlo por otro absolutista cuando Fernando VII accede al poder. Pero también esta es la fecha del Decreto de Desamortización de los Bienes del Clero Regular, que afectó sobre todo a los frailes del Convento de San Juan de Ojeda, que vivían de las limosnas del vecindario, y los abocará a la extinción. Sus bienes rústcos y urbanos saldrán a subasta, aumentando el patrimonio del recién nacido ayuntamiento.

Será en el siglo XIX cuando se aprecie el mayor aumento de la población, lo cual supuso la desaparición de muchos espacios boscosos por la necesidad de esta nueva población de tierras para su sustento. Así vemos como en 1801 se reparten 70 fanegadas de tierras entre 20 propietarios, siete años más tarde se repartían nuevos lotes y en 1823 se producen nuevas y numerosas roturaciones.

En la actualidad, la riqueza principal del municipio está constituido por la agricultura (cultivos ordinarios y plataneras), siendo cultivo característico del municipio los berros, muy utilizados en la gastronomía canaria. Asimismo en el Barranco de las Madres se halla la planta embotelladora de agua más importante de Canarias.


Galería multimedía de Firgas